22/06/2024

MELANIA CALVAT

Hemeroteca Laus DEo13/12/2021 @ 23:51

Mélanie-Françoise Calvat nació el 7 de Noviembre de 1831 en Corps, Diócesis de Grenoble, la cuarta de diez hijos del leñador Pierre Calvat y Julie Bernaud. Debido a la pobreza de la familia numerosa, los pequeños solían ser enviados a mendigar a las calles del pueblo; Mélanie se puso al servicio de pastora con los campesinos de los alrededores. En la primavera de 1846 pasó a ser empleada de Baptiste Pra, en la aldea de La Salette, llamada Les Ablandins.

El 18 de Septiembre de 1846 conoció a otro joven pastor, Maximino Giraud, de 11 años, en las laderas del monte Planeau, mientras ambos pastaban las vacas de sus respectivos dueños. En realidad, Maximino estaba reemplazando al pastor enfermo del granjero Pierre Selme, que vivía en Les Ablandins.

El niño era muy animado y trató de charlar con Mélanie, que en cambio tenía un carácter cerrado y era tímida y taciturna. Después de enterarse de que ambos eran de Corps, concertaron ir juntos a pastorear al día siguiente en el mismo prado.

El Sábado 19 de Septiembre de 1846, después de haber comido una comida frugal y dormido al sol, creyeron haber perdido las vacas. Tan pronto como los volvieron a ver, reanudaron el descenso, cuando a mitad de la pendiente Mélanie se detuvo asombrada: cerca de la llamada “fuente pequeña”, junto a un montón de piedras, había aparecido un globo de fuego. Vacilantes y asustados, los muchachos se acercaron al globo luminoso, de donde apareció una mujer sentada, con la cabeza entre las manos, los codos en las rodillas, en actitud de profunda tristeza.

Los muchachos, por separado y juntos, testificaron que la Bella Dama, como la llamaron más tarde, había estado llorando «todo el tiempo que nos habló» e informaron del largo mensaje que habían recibido, entregado primero en francés, luego en el dialecto del Cuerpo. . En un momento, volvió a hablar en francés, pero uno de ellos ya no la escuchó, solo vio sus labios moverse, hasta que sucedió lo contrario. Finalmente la vieron alejarse, mientras subía al lado opuesto de la montaña.

Maximino, la misma tarde de ese día, para pedir disculpas al amo por la demora en regresar con los animales, narraron el encuentro. Pierre Selme, queriendo comprobarlo, fue con el niño a la familia de Jean-Baptiste Pra, donde trabajaba Mélanie: ella lo confirmó todo.

Al día siguiente, Domingo, asistieron a Misa y le contaron al Párroco sobre el evento. A partir de ese día, toda la comunidad quedó conmocionada: se difundieron los rumores y el Alcalde de La Salette se subió a los Ablandin para interrogar a los chicos. Encontró sólo Mélanie, porque Maximin, habiendo terminado la semana de reemplazo, había regresado al Cuerpo.

Se inició un período de interrogatorios, presiones, amenazas, invitaciones a retractarse para ambos. En la tarde del 20 de septiembre, los patrones de los dos, con un vecino, Jean Moussier, escribieron todo, mientras Mélanie dictaba las palabras escuchadas por la Bella Dama; finalmente, refrendaron el documento.

A estas alturas, si no oficialmente, todo el mundo creía que la Bella Señora era la Santísima Virgen, que apareció ese sábado por la tarde, cuando comenzaba el oficio litúrgico de la fiesta de Nuestra Señora de los Dolores, que luego se celebraba el tercer domingo de septiembre.

Se iniciaron las peregrinaciones al lugar de la aparición, mientras las comisiones de teólogos y eclesiásticos comenzaban a examinar los hechos. En julio de 1851 los dos pastorcitos, a petición de la autoridad eclesiástica, transcribieron su secreto, que fue entregado al Papa Pío IX.

Después de cinco años de investigación, el 19 de septiembre de 1851, el obispo de la diócesis de Grenoble, monseñor Philibert de Bruillard, pudo publicar su decreto, cuyo primer artículo decía: «Declaramos que la aparición de la Virgen a dos Pastorcitos, el 19 de septiembre de 1846, en una montaña de los Alpes, ubicada en la parroquia de La Salette, vicario forane de Corps, lleva consigo todas las características de la verdad y los fieles tienen fundadas razones para creerlas indudables. y cierto ».

El obispo clarividente anunció, el 1 de mayo de 1852, la construcción de una iglesia y la creación de un cuerpo de misioneros diocesanos, para asegurar su continuidad y misión. El santuario fue dedicado a la Virgen «Reconciliadora de los pecadores» y desde 1879 fue elevado al rango de Basílica.

Los dos pastorcitos se conocieron justo el día antes del evento, pero después de la fase de investigación vieron muy poco y se fueron por caminos separados.

Mélanie estuvo cuatro años con las Hermanas de la Providencia en Corps, pero tenía poca memoria y poca aptitud para el estudio; sin embargo, fue postulante y luego novicia en la congregación antes mencionada.

Las constantes visitas, aderezadas con amabilidad y atención hacia ella, le daban un poco de vanidad por lo que le había pasado.

Entonces comenzó a escuchar a personas y asesores imbuidos de profecías populares y teorías pseudo-místicas, que le dejaron una huella de por vida. Por eso, el nuevo obispo de Grenoble, monseñor Jacques-Achille-Marie Ginoulhiac, aunque reconoció su piedad y dedicación, se negó a admitirla a los votos religiosos, «para formarla en la práctica de la humildad y sencillez cristianas».

Luego de la transcripción de su parte del secreto en 1851, Mélanie posteriormente comenzó a dar explicaciones inexactas y poco creíbles, agregando a menudo sus pensamientos personales a la historia: para dar crédito a sus declaraciones, las vinculó al secreto recibido de la Bella. Señora.

Sus fantasías se convirtieron en el centro de su discurso ya través de sus profecías saldó cuentas con quienes se resistieron a sus planes. Así expresó su rechazo a la sociedad y al entorno en el que tuvo algunos problemas, reconstruyendo en la imaginación un pasado de niñez y niñez, víctima de frustraciones sufridas.

Por eso, en 1854, el obispo tuvo que aclarar: «Las predicciones atribuidas a Mélanie no tienen fundamento, no tienen importancia respecto al hecho de La Salette … son posteriores a ese hecho y sin conexión alguna con él». El 19 de septiembre de 1855 pronunció la última palabra: «La misión de los pastorcitos ha terminado, la de la Iglesia comienza».

Después de dejar a las Hermanas de la Providencia, Mélanie, en 1854, fue llevada a Inglaterra por un sacerdote, monseñor Newsham. Fue acogida entre las Monjas Carmelitas de Darlington, donde tomó el hábito religioso, hizo sus votos y permaneció durante seis años con el nombre, ya tomado del Cuerpo y que conservó de por vida, de Sor María de la Cruz.

Por razones desconocidas, dejó Darlington en 1860 y fue a las Hermanas de la Compasión en Marsella como huésped libre. En 1861 se fue a Grecia a Cefalonia, donde, una vez que tomó el hábito de esas monjas, se convirtió en profesora de lengua italiana en un internado de niñas.

Mientras tanto, su secreto se dio a conocer en su totalidad en 1858, el mismo año que las apariciones de Lourdes. Se caracterizaba por un lenguaje profético propio y contenía reproches dolorosos, un llamado al clero y anuncios de castigos por la justicia divina.

Por su tono áspero, despertó la ira de gran parte del episcopado francés, que alcanzó tonos sin precedentes. Mélanie fue considerada exaltada, loca, visionaria y el secreto «nacimiento de su mente trastornada».

Las actitudes radicales, incluso de los sacerdotes a favor o en contra de la aparición de La Salette, hicieron entonces una coincidencia la figura y los escritos de Mélanie, cuyo deambular contribuyó a crear un ambiente desfavorable a su alrededor.

Regresó a Marsella en 1863 y, después de unos días en Corps y La Salette, aceptó la invitación de Monseñor Francesco Saverio Petagna, obispo de Castellammare di Stabia en la provincia de Nápoles, dejando Francia el 21 de mayo de 1867. Permaneció en ese ciudad durante diecisiete años, alojándose en el Palazzo Ruffo, alquilado por el obispo. Alfonso Fusco, padre redentorista, vino a celebrar la misa en la capilla del palacio. Monseñor Petagna confió la dirección espiritual de la mujer al Siervo de Dios Padre Luigi Salvatore Zola, de los Canónigos Regulares de Letrán, abad del monasterio napolitano de Piedigrotta.

En Castellammare, Mélanie compuso un memorial, «Visión de las costumbres y obras a las que se dedicarán los Apóstoles de los últimos tiempos» y esbozó la Regla para una posible congregación religiosa, la Orden de la Gran Madre de Dios para los Apóstoles del ultimas veces.

Mientras tanto, el abad Zola fue nombrado obispo de Ugento en 1873 y, en 1877, arzobispo de Lecce. En 1879 dio el visto bueno eclesiástico a la publicación del secreto de Mélanie, que, una vez más, causó sensación.

Mientras tanto, la visionaria estaba de regreso en Francia: se fue a Cannes, Chalon-sur-Saône, Amiens, siempre buscando una fundación, también apoyada por prelados franceses.

En 1892 abandonó Castellammare di Stabia y, por invitación de monseñor Zola, se trasladó a la ciudad de Galatina en la provincia de Lecce, donde permaneció cinco años en una casa alquilada.

Al final de su estancia en Galatina, recibió la visita de un sacerdote, que la había buscado con insistencia en sus vagabundeos de un lugar a otro en el antiguo Reino de las Dos Sicilias: era el canon Annibale Maria Di Francia de Messina. . El futuro santo, después de charlas edificantes, tanto presenciales como por carta, la convenció de reunirse con él en Messina, para que asumiera durante al menos un año la dirección formativa de las hermanas que gestionaban la Obra Pía que él fundó, las Hijas actuales. de Divino Celo, amenazado con la supresión.

Mélanie llegó entonces a Messina el 14 de septiembre de 1897. El Padre Annibale la admiraba mucho por «las llamas del Amor divino que brillaban en sus obras y palabras, por su heroica abstinencia en la comida y la bebida, y por su gran afecto por la Cruz. sufrimientos », pero al mismo tiempo recomendó la obediencia a la autoridad de los obispos.

El instituto superó las dificultades contingentes, fortalecido y difundido en su labor asistencial a favor de los huérfanos abandonados y en la educación de las niñas del pueblo, también gracias al aporte de Mélanie. Sin embargo, después de más de un año (para usar la definición dada por el padre Hannibal, «año de bendición»), se fue, asegurándose de que siempre rezaría por las monjas.

Volviendo una vez más a Francia, después de unos meses en Moncalieri en Piamonte, se instaló con Don Combe, párroco de Diou. Cuando fue invitada a hablar sobre el hecho del 19 de septiembre de 1846 en conferencias y funciones, encontró la sencillez y claridad de su primera historia, en constante conformidad con la de Maximino, como cuando regresó en peregrinación a La Salette el 18 de septiembre y 19. 1902.

Sintiendo que se acercaba el final de esa larga y atormentada vida, Mélanie dijo que no quería «morir entre los masones», por lo que le escribió a una amiga, Rosa Giannuzzo, para que contactara con su exconfesor, el Padre Alfonso Fusco, para encuéntrala en un lugar donde no la conozcan, para vivir sus últimos días escondida.

El padre Fusco habló de ello con el rector del Santuario de Pompeya, el dominico padre Carlo Cecchini, quien le ofreció su hospitalidad. Sin embargo, como el famoso Santuario del Rosario era un destino de peregrinaje, Mélanie se negó. Precisamente en ese período, el rector fue nombrado obispo de Altamura en la provincia de Bari, por lo que renovó la invitación. Esta vez la mujer aceptó: llegó de Francia el 16 de junio de 1904, desconocida para todos, mientras el obispo se encontraba fuera de la diócesis.

Se alojó en varias casas, incluso en el palacio de las damas Giannuzzi, que tal vez supieran algo. Rara vez salía de casa, casi exclusivamente para ir a la catedral todas las mañanas, para asistir a la celebración de la Misa y recibir la Eucaristía; más tarde se quedó a rezar un buen rato en la capilla de la Addolorata.

Golpeada por una fuerte fiebre, murió sola en la noche entre el 14 y el 15 de diciembre de 1904; tenía 73 años. Su funeral tuvo lugar el día 15 en la catedral de Altamura, donde estuvo presente todo el Capítulo: en esa ocasión, el obispo Cecchini reveló la identidad de esa dama francesa anónima. Luego, el cuerpo fue enterrado en la tumba familiar de la señorita Giannuzzi.

Su «santo recuerdo» con SanAníbal y las Hijas del Divino Celo Padre Annibale Maria Di Francia, también fundador de los Padres Rogacionistas, en 1918 abrió una casa de las Hijas del Divino Celo en Altamura e inmediatamente trabajó para asegurar que los restos mortales del vidente de La Salette, que definió como «misterio de criatura y criatura de misterio», podría traducirse a la iglesia del Instituto.

El procedimiento se llevó a cabo a escondidas y de forma apresurada el 19 de septiembre de 1918, cuando ya se estaba extendiendo la fiebre «española». Como resultado de esa epidemia, el cuerpo permaneció sin enterrar durante aproximadamente un año. Finalmente, el 2 de octubre de 1919, vestida con el hábito de las Hijas del Divino Zelo, se colocó un pasillo contiguo a la iglesia de la Inmaculada Concepción, anexa al Orfanato Antoniano de Altamura.

El 19 de septiembre de 1920 en el interior de la iglesia, casi en correspondencia con la tumba, se inauguró un monumento funerario, consistente en un bajorrelieve que representa el alma de Mélanie llevada al cielo por la Virgen

Read More