27/02/2024

NUESTRA SEÑORA DE LOS SIETE DOLORES, REINA DE LOS MÁRTIRES

Hemeroteca Laus DEo08/04/2022 @ 00:50

    

              La Santísima Virgen María, por el amor que nos dedicaba, estaba dispuesta a ver Su Hijo sacrificado a la Justicia Divina por la barbaridad de los hombres. Este gran tormento, pues, que María suportó por nosotros – un tormento mayor de que mil muertes – merece nuestra compasión y nuestra gratitud. 

               Si no podemos corresponder más a un tal gran amor, al menos dediquemos algunos momentos en este día de hoy para considerar cuán grandes fueron los sufrimientos por los cuales María se hizo Reina de los Mártires; porque los sufrimientos de Su Gran Martirio excedieron los de todos los Mártires, en primer lugar por ser los más largos, y en segundo lugar por ser los mayores en intensidad”


San Alfonso María de Ligorio, Doctor de la Iglesia



               Alrededor del año 1320, la Virgen María se apareció a la mística Santa Brígida de Suecia, mostrando entonces la Celestial Señora Su Corazón herido por siete espadas; representaban estas heridas los siete dolores de la Virgen padecidos al lado de Su Hijo Jesús. La Virgen aseguró a Santa Brígida que quienes recordasen Sus Dolores y penas, alcanzarían siete gracias especiales:  

          1. “Concederé la paz a sus familias”. 

          2. “Serán iluminados sobre los Misterios Divinos”. 

          3. “Los consolaré en sus dolores y los acompañaré en su trabajo”. 

         4. Les daré lo que piden, si no contraría la Voluntad adorable de Mi Hijo Divino y la santificación de sus almas”. 

         5. “Los defenderé en sus batallas espirituales contra el enemigo infernal, y los protegeré en todos los instantes de sus vidas”.

         6. “Los ayudaré visiblemente a la hora de su muerte, ellos verán la faz de su Madre”.

         7. “Obtuve de Mi Divino Hijo esta gracia: que quien propaga esta Devoción a Mis Lágrimas y Dolores será llevado directamente de esta vida terrena a la Felicidad Eterna, porque todos sus pecados serán perdonados y Mi Hijo será su consuelo y alegría eternales”. 


Según el tiempo y la devoción de cada uno 
se pueden rezar de dos maneras:
o bien enunciando el Dolor 
y a continuación rezar un Avemaría,
o de manera más pausada, meditando cada Dolor 
y rezando luego un Padrenuestro y siete Avemarías

LAS GRANDES  INDULGENCIAS

que regala la Santa Iglesia
a los devotos y propagadores de
LOS DOLORES DE NUESTRA SEÑORA


               En 1734 el Papa Clemente XII concedió una Indulgencia Plenaria y remisión de todos los pecados a quienes recen la Corona de los Siete Dolores de Nuestra Señora diariamente, por un mes continuo y después de confesar sus pecados y comulgar, rogasen por las intenciones de la Santa Iglesia; al que verdaderamente arrepentido y confesado, o al menos con firme propósito de confesarse, rezare esta Corona, puede conseguir cada vez 100 años de indulgencia.

Read More