07/10/2022

SANTA FILOMENA, proscrita por los modernistas


Santa Filomena fue canonizada el 30 de Enero de 1837 
por el Papa Gregorio XVI, en un acto de Infabilidad Papal, 
dando así completa autoridad a su culto en todo el Orbe Católico 
y por toda la Eternidad. Concedió además de la aprobación 
de Culto Público, un Oficio, una Misa especial 
y una Lectura adecuada en el Breviario



               Santa Filomena, Virgen y Mártir, es un desafío para las mentes modernas. Martirizada durante el siglo III, era completamente desconocida hasta que se descubrió su tumba intacta en 1802, durante una excavación en las catacumbas romanas de Santa. Todo lo que se pudo determinar a partir de este emocionante descubrimiento fue su nombre, que era de noble cuna y que tenía unos trece años cuando fue martirizada. Se hicieron conjeturas sobre los detalles de su Martirio a partir de los símbolos en las losas de la tumba. Se estudiaron sus huesos, un frasco de su sangre y algunas cenizas, luego se colocaron en un relicario sellado y se “archivaron” en Roma.

               Pero Cristo Nuestro Señor quiso que Su amada esposa fuera públicamente honrada y de asistencia a Su Cuerpo Místico después de mil setecientos años de oscuridad. Sus reliquias fueron traídas a Mugnano del Cardinale (Avellino) en Italia, en 1805. Inmediatamente acontecieron las primeras curaciones, conversiones y milagros de todo tipo. Pero fue la curación milagrosa y pública de Pauline Jaricot, de Francia, alrededor de 1835, que propagó la veneración universal de Santa Filomena. El Papa Gregorio XVI fue testigo personal de este milagro y es el responsable de poner su Fiesta en el Calendario.

               Hacia 1845, el Santo Cura de Ars estaba siendo colmado de favores y milagros celestiales a través de la veneración de las reliquias de Santa Filomena y una recomendación continua de devoción hacia ella. Pero más: dondequiera que se veneraran sus reliquias o se estableciera la devoción a ella, ¡los milagros se convirtieron en un lugar común! Pronto se dijo que nada era demasiado grande o demasiado pequeño para Santa Filomena. Fue declarada taumaturga (trabajadora de maravillas) y muchos papas la elogiaron y recibieron favores personales de ella.

               Pero, después de muchos miles de milagros, su identidad aún estaba envuelta en tinieblas históricas. ¿Quién era ella? Ante las súplicas de sus agradecidos clientes, envió tres revelaciones idénticas a tres devotos completamente ajenos. Estas revelaciones fueron documentadas y, junto con sus reliquias y milagros, son la única evidencia de su santidad y base para su canonización. En esto, Santa Filomena es única en toda la historia. Con ello confunde a los racionalistas, 1 que recientemente se han alegrado de eliminar su nombre de los calendarios litúrgicos.

               Es una Santa para nuestro tiempo. Su vida y martirio demuestran que es modelo de castidad y de fe celosa. Su canonización y milagros desafían a los liberales de nuestra época. Todos los papas que se han dedicado a ella han defendido celosamente a la Iglesia. Por ejemplo, el Papa San Pío X, el gran Papa antimodernista del siglo, dijo: “Desacreditar las decisiones y declaraciones actuales sobre Santa Filomena por no ser permanentes, estables, válidas y efectivas, necesarias para la obediencia, y en pleno efecto por toda la eternidad, procede de un elemento que es nulo e inválido y sin mérito o autoridad.”

               Los Papas no están solos. San Juan María Vianney la alaba así: “Su virginidad y generosidad al abrazar el heroico martirio la han hecho tan agradable a Dios que nunca negará nada de lo que ella pide para nosotros”.

               Pauline Jaricot, Fundadora de la Obra de la Propagación de la Fe y del Rosario Viviente, añade su voz al coro de alabanza: “Tened plena confianza en esta gran Santa, ella os obtendrá todo lo que pidáis”. 



               A ella se han consagrado los grandes defensores de la ortodoxia de los últimos dos siglos. Además de San Pío X, a quien ya hemos mencionado, añadimos al Papa Pío IX, gran devoto de Santa Filomena, en cuyo altar celebró la Santa Misa en presencia del Rey Fernando II de Borbón, el 7 de Noviembre de 1849.

               No sólo por sus amigos, sino también por sus enemigos que la conozcamos. Los autores liberales del calendario «Novus Ordo» eliminaron su fiesta, tal como lo hicieron con San Cristóbal. En 1961, durante la revisión del Martirologio Romano, Juan XXIII firmó el decreto de la Sagrada Congregación de Ritos en el que se suprimía del Calendario la Fiesta de Santa Filomena. Los liberales, lo sabemos, trabajan para el diablo (aunque generalmente no creen en él), por lo que el ataque a la fiesta de Santa Filomena fue diabólico. Pero en su caso, el mismo Infierno nos hace saber el odio que siente por ella. Durante un exorcismo, unos demonios dieron a conocer que, “Nuestro maldito enemigo es esta gran Virgen y Mártir, Santa Filomena. La devoción a ella es una nueva y terrible guerra al infierno”. 


Para conocer más sobre Santa Filomena 
solo tienes que tocar AQUÍ


Read More

A %d blogueros les gusta esto: