21/02/2024

SU SANTÍSIMO ROSTRO ESCONDIDO BAJO EL VELO DE LA EUCARISTÍA

Hemeroteca Laus DEo23/11/2021 @ 03:49


               «Este tierno y buen Salvador me ha hecho escuchar quejas sobre Su Amor poco conocido en el Santísimo Sacramento del Altar, por la falta de Fe de los Cristianos; y Él afortunadamente ha atado mi corazón y mi mente a Sus pies para que yo pueda hacerle compañía en este abandono, adorando continuamente Su Santísimo Rostro, escondido bajo el velo de la Eucaristía. 

               Sí, es a través de este Augusto Sacramento que Jesús, Nuestro Salvador, quiere comunicar a las almas la virtud de Su Santísimo Rostro, que entonces es más brillante que el sol en el Santísimo Sacramento del Altar. 



               Me prometió de nuevo imprimir en las almas de aquellos que le honrarían los rasgos de Su Divina Faz; y Nuestro Señor me hizo tener, de una manera tan simple como es justo, por una comparación, que los impíos por su blasfemia, atacaron Su Rostro adorable, y que las almas fieles glorificaron por las alabanzas que rindieron a Su Nombre y a Su Persona. 

               Sí, veo que Su Nombre y Su Rostro tienen una conexión especial: ver a un Hombre distinguido por Su Nombre y mérito, en presencia de Sus enemigos. No llevan las manos sobre él, pero lo cargan de insultos, añaden a Su Nombre amargas burlas en lugar de los títulos de honor que se le deben. 

               Entonces, fíjate en lo que está sucediendo en el Rostro de este Hombre insultado. ¿No dirías que todas las palabras escandalosas que salen de las bocas de sus enemigos vienen a referirse a Su Rostro y le hacen sufrir un verdadero tormento?. 

               Lo Vemos cubierto de enrojecimiento, vergüenza y confusión. El oprobio y la ignominia que sufre son más crueles para Él que los tormentos reales en otras partes del cuerpo. 

               ¡He aquí hay un débil retrato del adorable Rostro de Nuestro Señor indignado por la blasfemia de los impíos!. Representemos a este mismo Hombre en presencia de sus amigos que, habiéndose enterado de los insultos que ha recibido de Sus enemigos, se apresuran a consolarlo, a tratarlo según Su Dignidad, a rendir homenaje a la grandeza de Su Nombre describiéndolo con todos Sus títulos de honor. ¿No ves entonces el Rostro de este Hombre sintiendo la dulzura de estos homenajes, de estas alabanzas? 

               La gloria descansa en la frente y, reflejándose por toda la cara, le hace todo resplandeciente. La alegría brilla en Sus ojos, sonríe en Sus labios; en una palabra, Sus fieles amigos han sanado los dolores agudos de este Rostro indignado por Sus enemigos: la gloria pasa al oprobio. Esto es lo que los amigos de Nuestro Señor Jesucristo hacen por la obra restauradora. 

               La gloria que devuelven a Su Nombre descansa sobre Su augusta frente y regocija Su Santísimo Rostro, pero debe ser honrado de una manera muy especial en el Santísimo Sacramento del Altar.

               Ahora puedo ver claramente que los blasfemos hacen sufrir el Rostro del Salvador y que las almas reparadoras se regocijan y lo glorifican.

               Nunca había hecho una observación tan verdadera: que el Rostro del Hombre es el asiento donde la gloria y la ignominia descansan. Por lo tanto, me aplicaré de nuevo a honrar el Nombre y la Santísima Faz de Nuestro Divino Salvador, quien me invita de una manera tan conmovedora». 


Extractos de una carta de Sor María de San Pedro
a su Superiora, del 21 de Enero de 1847 

Read More