21/02/2024

De origen budista, le dio una oportunidad a Dios: en el IESE vio católicos «como con una luz dentro»

Yih Teen Lee es un prestigioso profesor en la escuela de negocios IESE en Barcelona, que ha contado cómo llegó al catolicismo desde su origen en una familia budista de Taiwán y su paso por grupos de cristianos evangélicos. Es catedrático de Dirección de Personas y está especializado en enseñar a coordinar equipos multiculturales, y trabaja también en coaching cultural-empresarial. Habla chino, inglés, francés y español (y entiende bastante catalán, detallan en Castelldaura).

Ha contado su itinerario de fe con cierto detalle, conectándose desde Taiwán, con 9 horas de desfase y algún problema técnico, con las Jornadas de Cuestiones Pastorales de Castelldaura, que cada año organiza el Centro sacerdotal Rosselló, ligado al Opus Dei, a las que acuden sacerdotes diocesanos. El tema de este año (16 y 17 de enero) fue «Testimonios: relatos de llamada y conversión».

Del budismo en Taiwán a evangélico en Suiza

Yih Teen Lee nació en Taiwán en una familia de tradición budista, por padres y abuelos. Sin embargo, eran budistas en sus prácticas y tradiciones, pero él nunca estudió el budismo, sus doctrinas y explicaciones. Aunque de joven ya tenía inquietudes espirituales, nunca investigó mucho esos temas. Disfrutó creciendo en «una familia estable, con padre, madre y mucho amor».

A los 28 años llegó a Europa, a Laussane (Suiza) para hacer estudios doctorales. Allí les influyeron dos cosas. Por un lado, conoció a una familia amiga de Taiwán en Suiza, que era muy católica. «Les acompañé a misa bastantes veces», detalla.

«También había un grupo de estudiantes chinos evangélicos, protestantes, que cada sábado se reunían y leían la Biblia. Yo iba con ellos, y fueron una influencia importante».

De hecho, fue su esposa la que le animó a ir a esa reunión de jóvenes evangélicos, para que no se obsesionara o desanimara en sus estudios. Yih Teen Lee empezó a ir por curiosidad cultural, «porque mi trabajo consiste en investigar la cultura. Veía que la fe cristiana era elemento importante de la cultura europea y quería entenderlo intelectualmente. Pero luego tuve dificultades personales en mi doctorado. Mi investigación pasó de la curiosidad a la necesidad personal».

Como científico y estudioso exigente, Yih Teen Lee no quería «creer por creer», necesitaba convencerse, entender. Pero un predicador en el grupo evangélico dijo que Dios da su gracia a quien está en situaciones difíciles. «Me dije: yo estoy en un punto difícil. Le daré a Dios una oportunidad, sin pensármelo mucho». Y se bautizó poco después, como cristiano evangélico.

Testimonio de Yih Teen Lee en Castelldaura, en conexión desde Taiwán, ante numerosos sacerdotes.

Buenos ejemplos en Barcelona, un cura acogedor

«Cuando llegué a Barcelona, al IESE, sabía algo de la fe católica, pero no de forma profunda. En el trato con mis colegas del IESE, muy católicos y numerarios del Opus Dei, que conocían mucho la fe, desarrollamos una amistad muy fuerte. Empecé a ir a misa cada sábado al IESE», detalla.

El sacerdote norteamericano John Twist, del IESE, fue con quien empezó a tratarse más, al principio porque hablaba inglés, luego para conocer más de la fe. Quedaban cada semana y le explicó la doctrina de forma sistemática por primera vez. «En John Twist vi una persona de fe, con mucho amor hacia los demás. La conversión incluye el conocimiento intelectual, pero hay otra parte que es de corazón, que se dio en ese proceso de reuniones con el padre Twist», detalla.

Además, el taiwanés miraba a su alrededor y veía ejemplos de comportamientos católicos. Veía que los creyentes eran distintos a otros colegas, «como si tuvieran una luz dentro». En Barcelona conocía también algunos protestantes que se declaraban cristianos, pero «no lo reflejaban en su comportamiento».

Por otra parte, siendo un apasionado de su trabajo, le gustó el carisma del Opus Dei de santificarse a través del trabajo. «En los principios del Opus Dei encontré mucha compatibilidad con mi formación en Asia, el compromiso ético, la santidad, al leerlo me sentí muy cómodo, no sentí ninguna resistencia».

Así, 3 años después de llegar a Barcelona, en 2009, dio el paso, pasar de protestante a católico.

Yih-Teen en una de sus clases, es experto en enseñar como organizar equipos multiculturales (en esta entrevista, habla de los temas que enseña).

La vida como católico

«Seguí aprendiendo, acudí a ciclos organizados por centros del Opus Dei, fui a retiros mensuales y anuales, y hoy soy colaborador del Opus Dei. Antes de dar cada clase, rezo en la capilla del IESE, a veces incluso en el aula (en cada aula hay una cruz)», detalla.

También intenta evangelizar dando charlas a visitantes en la basílica de la Sagrada Familia. Las charlas son sobre liderazgo, pero enseguida relaciona a Gaudí (en proceso de beatificación) con la fe cristiana.»Yo desde la fe puedo vincular esos dos mundos», dice.

Su familia amiga de Suiza se alegró mucho con su paso al catolicismo, y se trata mucho con ellos, como hermanos de fe. «Mi padre no distingue entre católicos y protestantes», comenta con cierto humor. Pero está contento de poder decir que, a raíz de su opción católica, «no ha habido críticas en mi entorno».

Cuando está en Taiwán acude a una pequeña iglesia católica. Los católicos son pocos en este país, pero bastante activos. «Mi esposa, también de familia budista, está muy abierta a aprender. A veces asiste a misa. Ahora ella trabaja en Roma, visitamos muchas iglesias allí y cuando voy a misa a Roma me acompaña», añade.

En Asia, señala, es muy importante el sentido de grupo, «el tener compañeros de fe«. Las culturas son más colectivistas. «Para mí el grupo evangélico fue muy importante, si hay un grupo impacta más en el corazón de la persona», señala a los sacerdotes reunidos en el encuentro.

Más ponencias  de las Jornadas de Castelldaura, aquí:

En el vídeo Yih Teen Lee cuenta su testimonio en español (el titular no recoge del todo el tema, porque no llega a hablar del «atractivo de Cristo» ni nada específico sobre Cristo, pero sigue siendo un itinerario espiritual representativo del que pueden vivir muchas otras personas cultas emigrantes):

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»