21/02/2024

España está viviendo un récord absoluto de abortos, se da la tasa más alta de la última década

Las cifras del aborto en España vuelven a ser dramáticas un año más. Solo en 2022 se acabó de forma provocada con la vida de 98.316 no nacidos. Unos 8.127 abortos más que en el 2021. Los datos publicados recientemente por el Ministerio de Sanidad revelan, además, que la tasa de abortos es la más alta de la última década, 11,68 por 1.000 mujeres entre 15 y 44 años. En definitiva, que no se producen más abortos porque hay cada vez menos mujeres en en edad fértil en España.

Puedes consultar los datos de abortos provocados en España en este enlace.

Precisamente, analizando las tablas de Sanidad,

entre 19 y menos años, la tasa es de 8,54 por cada 1000 mujeres;

entre 20 y 24 años, de 18,32;

entre 25 y 29 años, de 17,10;

entre 30 y 34 años, de 14,62;

entre 35 y 39 años, de 10,73;

y entre 40 y más años, de 4,52 por cada 1000 mujeres.

 

Cataluña y Madrid, a la cabeza:

Sobre la edad de las mujeres que abortan,

las de 15 años cometieron 306 abortos;

las de entre 15 y 19 años, 10.129 abortos;

las de entre 20 y 24, 21.869 abortos;

las de entre 25 y 29,  21.285;

las de 30 y 34 años, 19.860;

las de entre 35 y 39 años, 16.454;

y las de entre 40 y 44 años, 7.689.

A la hora de analizar por Comunidades Autónomas, las de Cataluña (14,87), Madrid (12,89), Baleares (12,83) y Asturias (12,45) son la que tienen una tasa mayor por 1.000 mujeres entre 15 y 44 años según Comunidad Autónoma de residencia. Mientras que Ceuta y Melilla (3,82), La Rioja (6,71), Galicia (7,09) y Extremadura (7,51) son las que menos.

Sobre si se realizan los abortos en la Sanidad pública o privada, la diferencia es clara. Un 17,02 tiene lugar en centros públicos y un 82,70 en centros privados, de este porcentaje último, el 75,28 se producen fuera de un hospital

Respecto al momento del embarazo en el que se realizaron esos abortos provocados, los datos indican que entre las 8 o menos semanas, tuvo lugar un 73,04 %; entre las 9 y14 semanas, un 21,90 %; entre las 15 y las 22 semanas, un 4,88 %; y de 23 o más semanas, un 0,18 %.

Pero, si hay unas cifras escalofriantes son las de motivaciones por las que se decide «interrumpir» el embarazo.

El 91,23 % se hizo «a petición de la mujer»;

un 5,66 % por «grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada»,

un 2,80% por «riesgo de graves anomalías en el feto»;

y un 0,31% por «anomalías fetales incompatibles con la vida o enfermedad extremadamente grave e incurable».

Por continentes y países, en 2022 se cometieron un 66,99 % de abortos por parte de mujeres españolas, un 73,38% por parte de europeas en general, un 4,61% por parte de africanas, un 19,97 por parte de americanas (14,65% de América del Sur), un 1,98 por parte de asiáticas y el 0,01 por parte de mujeres de Oceanía.

Ayuda a la familia de forma desigual

La gran cuestión es saber qué están haciendo las administraciones públicas para defender el derecho a la vida. La Fundación RedMadre presentó el pasado mes de noviembre la 7ª edición del Mapa de la Maternidad en España, correspondiente al año 2022. Este informe analiza las políticas públicas de ayuda a las embarazadas en dificultades.

Una ayuda tanto más necesaria cuanto que, según la propia experiencia de RedMadre, 8 de cada 10 mujeres que se planteaban abortar, no lo hacen si reciben la atención que necesitan. En  un contexto, además, de hundimiento demográfico, que las administraciones públicas reconocen pero al que no dedican un esfuerzo presupuestario acorde a la importancia del problema.

Con todo, en 2022 el gasto público aumentó en 46 euros por mujer embarazada en dificultades, un incremento de 33 euros respecto al año anterior, pero que se debe al plan de apoyo implantado por la Comunidad de Madrid, que es, de lejos, la comunidad autónoma que más recursos destina a este concepto y destinó 14 millones de euros en ayudas directas a las embarazadas menores de 30 años.

El gasto destinado en 2022 por el conjunto de las Administraciones Públicas fue de 20 millones de euros. Es exactamente la mitad de lo que dedican a ayudas al aborto: 40 millones de euros.

Con diferencia, la comunidad autónoma que más presupuesto destina a ayudar a la mujer embarazada es Madrid, con casi 15 millones de euros, más del triple que todas las demás juntas.

Solo Castila y León, Andalucía, La Rioja, Galicia, Valencia y Murcia tienen partidas para ese concepto. El resto de las comunidades, algunas de ellas, como Asturias, inmersas en un proceso dramático de despoblación, no dedican un solo euro. 

Las ayudas autonómicas a la mujer embarazada en dificultades. Fuente: Mapa de la Maternidad.

De los ayuntamientos de capitales de provincia, solo 8 de 52 dedican parte de sus presupuestos a ayudar a sus vecinas con embarazos de riesgo. Madrid duplica la suma de las ayudas de todas las demás.

Con estas cifras, no es de extrañar que España sea el país 20 de 27 de la Unión Europea en porcentaje de PIB dedicado a la familia.

Hay que tener en cuenta que la falta de ayudas refuerza que se desplome la natalidad. Hace 30 años que el índice de fecundidad en España es menor a 1,4 hijos por mujer en edad fértil y desde 2018 hay más muertes que nacimientos en España. En 2022 nacieron menos de 330.000 bebés, mientras que en la primera década del siglo XXI nacían entre 400.000 y 500.000.

Recientemente se publicaba una investigación de Joaquín Leguina Herrán, primer presidente de la Comunidad Autónoma de Madrid, de 1983 a 1995, sociólogo y demógrafo, y del también demógrafo Alejandro Macarrón Larumbe, que lleva años estudiando y denunciando el envejecimiento en España. Juntos firman el Observatorio Demográfico del Aborto en España (aquí en pdf).

Más abortos que nunca en porcentaje sobre embarazos

Entre los hallazgos numéricos del estudio, que a menudo pasan desapercibidos, se destacan:

– Hay más abortos que nunca por porcentaje sobre embarazos (hay menos mujeres en edad fértil y por eso hay menos embarazos y abortos en cifras absolutas, pero la tasa de abortos crece sin cesar); un 23% de embarazos acaban en abortos;

España está en el Top 5 europeo del aborto: sólo le superan en tasa la pobrísima Bulgaria, Francia y Suecia;

– en los últimos 35 años (de 1987 a 2022) se han provocado 2,7 millones de abortos en España; si hubieran nacido esos niños, el país contaría con más de 1 millón de jóvenes ya adultos produciendo riqueza humana y material;

entre el 33% y 38% de mujeres que abortan, repiten; hay casi un 10% de ellas que han abortado 3 o 4 veces; el aborto no es «raro y escaso»;

la gran mayoría de los abortos (67% en 2022) se da en mujeres adultas en plenitud de fuerzas y madurez, a partir de 25 años; pero las tasas de abortos por cien embarazos son altísimas en mujeres más jóvenes (el 64% en mujeres menores de 20 años en 2022).

– queda claro el coladero del «riesgo psíquico para la salud de la madre»; con ese criterio se realizaban el 97% de abortos hasta 2010; cuando cambió la ley, ya solo se alega en un 5 o 7 % de casos;

– en la última década, entre el 35% y el 38% en las mujeres que abortan son inmigrantes, sobre todo iberoamericanas y subsaharianas; las norteafricanas (marroquíes en su mayoría) abortan menos en porcentaje de embarazos, porque aunque abortan bastante, también tienen bastantes hijos (el doble que las españolas nativas).

 

– Las dos comunidades autónomas en las que hay más propensión a abortar, Canarias y Asturias, son las que menos hijos por mujer tienen no sólo en España sino en toda Europa; Asturias es una superpotencia europea en aborto y envejecimiento.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»