15/06/2024

Que EEUU, como Europa, pare ya los cambios de sexo a niños: lo piden 20 asociaciones médicas

En Europa cada vez son más los países y organismos médicos que impiden las operaciones de cambio de sexo a menores y que se les bloquee la pubertad, pero en Estados Unidos el poderoso lobby WPATH (la Asociación profesional mundial para la salud del transgénero) aún mantiene mucho poder sobre grandes asociaciones médicas profesionales.

Ahora una veintena de asociaciones norteamericanas de bioética, de ética médica y de médicos de ética cristiana y judía han lanzado la declaración «Doctors Protecting Children» (Doctores que Protegen a los Niños) pidiendo a las entidades médicas norteamericanas que, como se ha hecho ya en otros países, detengan estas prácticas de la ideología de género que dañan y mutilan a los menores.

Rueda de prensa presentando la declaración «Doctors Protecting Children»:

«Dadas las investigaciones recientes y las revelaciones del enfoque dañino defendido por WPATH y sus adherentes en Estados Unidos, nosotros, los abajo firmantes, hacemos un llamado a las organizaciones profesionales médicas de los Estados Unidos, incluida la Academia Estadounidense de Pediatría, la Sociedad Endocrina, la Sociedad Endocrina Pediátrica, la Asociación Médica Americana, la Asociación Americana de Psicología y la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente para que sigan a la ciencia y a sus colegas profesionales europeos y detengan de inmediato la promoción de la afirmación social, de los bloqueadores de la pubertad, de las hormonas intersexuales y de las cirugías para niños y adolescentes que experimentan angustia por su sexo biológico», piden estas asociaciones de ética médica.

«Estas organizaciones deberían recomendar evaluaciones y terapias integrales destinadas a identificar y abordar las comorbilidades psicológicas subyacentes y la neurodiversidad que a menudo predisponen y acompañan a la disforia de género», añade la declaración.

Es decir: piden atender los problemas psicológicos de las personas, y no mutilar con cirugía o dañar y deformar el cuerpo con hormonas.

«También alentamos a los médicos que son miembros de estas organizaciones profesionales a ponerse en contacto con sus líderes y los instamos a adherirse a la investigación basada en la evidencia ahora disponible», afirma la declaración, que aporta una batería de citas, estudios y decisiones médicas de organizaciones europeas.

«Inglaterra, Escocia, Suecia, Dinamarca y Finlandia han reconocido la investigación científica que demuestra que las intervenciones sociales, hormonales y quirúrgicas no solo son inútiles sino que también son dañinas. Estos países europeos han parado los protocolos [de cambio de sexo] y ahora se centran en evaluar y tratar la salud mental subyacente y precedente», dice la declaración.

Presentación de la declaración Doctors Protecting Children, de junio de 2024, contra el cambio de sexo a menores, firmada por 20 asociaciones de ética médica y bioética.

La declaración lleva fecha del 6 de junio de 2024, fue redactada por una asociación de pediatras (el American College of Pediatrics) y la firman de inicio casi 20 asociaciones, algunas de ética médica, otras son colectivos médicos de distintas denominaciones religiosas:

Alliance for Hippocratic Medicine (AHM)
American Academy of Medical Ethics
American Association of Christian Counselors (AACC)
American College of Family Medicine (ACFM)
American College of Pediatricians (ACPeds)
Association of American Physicians and Surgeons (AAPS)
Catholic Health Care Leadership Alliance (CHCLA)
Catholic Medical Association (CMA)
Christian Medical & Dental Associations (CMDA)
Coalition of Jewish Values
Colorado Principled Physicians
Genspect
Honey Lake Clinic
International Foundation for Therapeutic and Counseling Choice (IFTCC)
National Association of Catholic Nurses, USA
National Catholic Bioethics Center (NCBC)
North Carolina Physicians for Freedom (NCPFF)
South Carolina Physicians for Freedom (SCPFF)

Entre los firmantes individuales hay numerosas personalidades de las asociaciones católicas en la medicina: John I. Lane (vicepresidente de la FIAMC, la Federación Internacional de Asociaciones Médicas Católicas), Joseph Meaney (presidente del Centro Nacional de Bioética Católica), Steven White (presidente de la Alianza de Liderazgo Católica de Cuidados de Salud), y numerosos cargos de la Asociación Médica Católica de EEUU.

En septiembre de 2023 la Asociación Médica Católica ya publicó su propio manifiesto y análisis titulado The Ideology of Gender Harms Children (La ideología de género daña a los niños), que puede leerse en inglés aquí en Cathmed.org.

Miembros de la Asociación Médica Católica de EEUU en una marcha provida en las calles de Washington; la asociación está acostumbrada a participar en el debate público social y sanitario con voz clara y valiente.

La patronal del cambio de sexo se enroca en EEUU

La patronal del negocio del cambio de sexo, la WPATH, es una asociación mundial que está perdiendo mucho poder en todo el mundo, especialmente desde 2022, aunque se aferra a Estados Unidos como su bastión.

En 2023 aún tenía 4.100 miembros (profesionales sanitarios, abogados y empresarios) mientras que en 2024 ya solo declara 1.590, un bajón del 60%. En Reino Unido, donde tenía 93 asociados en 2023, en la actualidad solo mantiene 34. Su desprestigio en Europa es enorme.

El lugar donde este lobby profesional se mantiene más fuerte es en EEUU, donde están 8 de cada 10 de sus asociados. Pero también ahí va a la baja: de 3.100 asociados en enero de 2023 han pasado a solo 1.200 en 2024.

En octubre de 2022, la WPATH publicó las SOC8, ocho normas para «atender la salud de los transgénero y personas de género diverso». Fueron muy criticadas desde el mundo científico y médico europeo, así como desde las asociaciones «contra el borrado de mujeres» y los detransicionadores (personas arrepentidas de los tratamientos transgéneros, cada vez más visibles y abiertas a difundir su testimonio).

Las normas SOC8 de 2022 establecían, por ejemplo, un nuevo «género», los «eunucos», varones para los que proponía la castración y eliminación de genitales, sin límite de edad. A las normas SOC8 se le ha ido sumando el desprestigio del llamado «protocolo holandés» que defiende siempre bloquear la pubertad en cualquier niño o adolescente que lo pida (o parezca pedirlo). El Informe Cass sobre las prácticas de la WPATH en Inglaterra o el de Lisa Mac Richards sobre su aplicación en Canadá son algunos de los ejemplos de la crítica internacional que ha machacado la reputación de la patronal del cambio de sexo.

La declaración «Doctors Protecting Children» denuncia que, mientras en los países de Europa se frenan las prácticas de cambio de sexo a menores, en Estados Unidos el «establishment» médico sigue alineado con la patronal del cambio de sexo, despreciando toda la evidencia científica.

Asociaciones grandes rendidas al negocio del cambio de sexo

«En los Estados Unidos, un grupo de psiquiatras, médicos y otros trabajadores de la salud escribieron una carta abierta a la Asociación Americana de Psiquiatría (APA), pidiendo a la APA que explique por qué ignoró descaradamente muchos desarrollos científicos en la atención relacionada con el género y que considere su responsabilidad de promover y proteger la seguridad, la salud mental y física de los pacientes», denuncia la nueva declaración.

«A pesar de toda la evidencia anterior de que los tratamientos de afirmación de género no solo son inútiles, sino que son dañinos, y a pesar del conocimiento de que el cerebro adolescente es inmaduro, las organizaciones médicas profesionales en los Estados Unidos continúan promoviendo estas intervenciones. Además, afirman que la legislación para proteger a los niños de intervenciones dañinas es peligrosa ya que dicen que interfiere con la atención médica necesaria para niños y adolescentes», sigue denunciando la declaración.

En concreto, aún en febrero de 2024, mientras muchos países europeos impedían los cambios de sexo en menores, la APA, que dice ser la mayor asociación de psicólogos del mundo, declaraba: «La APA se opone a las prohibiciones estatales sobre la atención de afirmación de género porque son contrarias a los principios de la atención médica basada en la evidencia, los derechos humanos y la justicia social».

Por su parte, la Sociedad Endocrina norteamericana, ante el informe Cass, se reafirmó a favor de la industria del cambio de sexo: «Nos mantenemos firmes en nuestro apoyo a la atención que afirma el género. El informe reciente del NHS England, la Revisión de Cass, no contiene ninguna investigación nueva que contradiga las recomendaciones hechas en nuestra Guía de Práctica Clínica sobre atención de afirmación de género».

La Junta Directiva de la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) votó en agosto de 2023 reafirmarse en sus normas de 2018 a favor del cambio de sexo, y la única revisión que pensaban realizar era de cara a estudiar (y criticar) las nuevas normas en 20 estados de EEUU que restringen el cambio de sexo en niños.

Ahora, estas 20 asociaciones y entidades de ética médica de «Doctors Protecting Children» denuncian que estas grandes asociaciones profesionales (la AAP, la APA, la Sociedad Endocrina) quedan fuera del consenso científico y médico de Occidente, aferrándose a un negocio más que dudoso, la industria del cambio de sexo infantil, que tiene en EEUU su último bastión.

Leyes que tratan de proteger a los niños

En mayo de 2024, ya son 25 los estados de EEUU con leyes que protegen a los menores frente a las intervenciones transgénero: son leyes que impiden que sean sometidos a hormonas cruzadas, a bloqueadores de pubertad y a cirugías de cambio de sexo, dañinas y mutiladoras. Pero hay jueces que han bloqueado estas leyes que protegen a los niños en 6 estados, y hay un fiscal general en otro estado que se niega a aplicar la ley que protege a los niños.

La declaración con sus citas científicas se puede leer y apoyar con firmas (también desde países fuera de EEUU) en:
doctorsprotectingchildren.org

La situación en EEUU y los argumentos médicos contra el cambio de sexo a menores se detallan en:
biologicalintegrity.org

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»