16/06/2024

El Europarlamento pide a los Estados que declaren el aborto como derecho: 336 votos contra 163

El Parlamento Europeo acaba de aprobar la mañana de este jueves una resolución que pide que el aborto sea considerado un derecho fundamental en la UE. La votación ha tenido 336 votos a favor, 163 en contra y 39 abstenciones.

La moción aprobada, promovida por los liberales demócratas (Renew), los socialdemócratas (S&D) y la izquierda, no es vinculante, y pide que se traslade al Consejo Europeo y a la Comisión una petición para que el aborto sea añadido la Carta Europa de derechos Fundamentales.

Ciudadanos vota dividido

En el caso español, la resolución de la Eurocámara ha sido apoyada por los eurodiputados del PSOE y sus aliados de Sumar, Podemos, Junts, PNV, ERC y BNG. En contra han votado los parlamentarios del Partido Popular y de Vox, mientras que la delegación de Ciudadanos se ha dividido: la mayoría ha votado a favor, pero José Ramón Bauzá y Susana Solís han votado ‘no’.

La Eurocámara se suma así a Francia, que en marzo modificó su constitución para considerarlo como un derecho que no se puede negar. En la práctica, esta resolución aprobada por el Parlamento tiene pocas posibilidades de conseguir su cometido, ya que la Carta Europea de Derechos Fundamentales forma parte de los tratados básicos de la UE que solo se pueden reformar por unanimidad de todos los Estados miembros. Haría falta que todos los gobiernos europeos, sin excepción, aprobasen esta medida.

«Nunca puede ser un derecho» 

Antes de la votación, los obispos de toda Europa reiteraron su «no» al aborto, ya que «nunca puede ser un derecho fundamental» y que va «en dirección contraria a la promoción real de la mujer y de sus derechos».

Así se pudo leer en una declaración de COMECE, el organismo que reúne a las Conferencias Episcopales de la Unión Europea, titulada Sí a la promoción de la mujer y al derecho a la vida, no al aborto y a la imposición ideológica, publicada en vísperas de la votación sobre la inclusión del aborto como derecho en la Carta de Derechos Fundamentales de la UE.

«Trabajemos por una Europa en la que las mujeres puedan vivir su maternidad libremente y como un don para ellas y para la sociedad, y en la que ser madre no sea en ningún caso una limitación para la vida personal, social y profesional», afirmaron los prelados.

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»