16/06/2024

En solo diez años, Holanda ha doblado sus eutanasias; y hace 5 veces más que en 2003: se banaliza

La oferta de eutanasia ha generado su demanda en Holanda: lo que se legalizó para supuestos «casos extremos» se ha ido banalizando como una opción más, un producto más, una oferta más…

En 2002 se legalizó la eutanasia y el suicidio asistido en Holanda, supuestamente bajo controles muy estrictos. En realidad, ya había eutanasiadores veteranos que las realizaban bajo distintos disfraces en numerosos casos.

En 2003, el primer año completo de eutanasia legal (incluyendo suicidios asistidos, mucho menos usados en el país) se realizaron 1.815 eutanasias. Diez años después, la cifra era más del doble. Hoy es cinco veces mayor. En 2023 se hicieron el doble de eutanasias que diez años antes.

Eutanasias en Holanda (incluye suicidio asistido):

Año 2002: se legaliza la eutanasia en Holanda (ya se hacía, pero camuflada);
Año 2003: 1.815 eutanasias oficiales;
Año 2009: 2.636 eutanasias;
Año 2013: 4.188 eutanasias;
Año 2018: 6.126 eutanasias;
Año 2022: 8.720 eutanasias;
Año 2023: 9.068 eutanasias.

Holanda cada vez ha ido levantando más barreras que antes dificultaban la eutanasia: lo que era para adultos en plenas condiciones mentales, con dolores insoportables e intratables y con plena libertad pasó a aplicarse a niños, enfermos mentales, personas con depresión, personas tristes por la muerte de un ser querido, personas que quedaban ciegas, ancianos con achaques en general…

El coladero psicológico, útil para eutanasiar jóvenes

Según un artículo del Netherland Times a partir del informe sobre eutanasias en 2023 (citado en LifeNews), va creciendo la «eutanasia por razones psicológicas». Si antes la enfermedad psicológica evitaba la eutanasia (faltaba libertad para una decisión plenamente consciente) ahora la facilita: 138 personas fueron eutanasiadas porque decían sufrir psicológicamente en 2023. Son pocas sobre el total (un 1,5%) pero son otra línea de «expansión» de la eutanasia.

Si el enfermo mental «se agita demasiado» a la hora de recibir la eutanasia, siempre se le puede tranquilizar con sedantes en la comida. Drogar a los animales antes de sacrificarlos era frecuente en la Antigüedad en los sacrificios de animales… y también en los humanos. 

La eutanasia «legal» no elimina la eutanasia «ilegal»: el Netherlands Times calcula que además de esas 9.000 eutanasias notificadas oficialmente puede haber un 20% adicional (unas 1.800 más) que no se notifican, por ser casos más difíciles de gestionar legalmente, o simplemente por pereza y para evitar papeleo. Hay varias formas de encubrirlas o tramitarlas.

Resulta inquietante comprobar que la mitad de las eutanasias por razones psicológicas las lleva a cabo un sólo centro, la clínica Euthanasia Expertise Center (EE). También se especializa en aprobar eutanasias para jóvenes: como suelen estar bastante bien de salud física, un joven con voluntad de suicidarse o dejar de vivir tendrá que recurrir al argumento del «sufrimiento psíquico».

Como pasó en el aborto, que también tiene negocios especializados en eso, el argumento del «sufrimiento psíquico» se convierte en un coladero donde cabe casi todo.

Esta clínica está viviendo todo un «boom» en su modelo de «negocio» con jóvenes: «El centro recibió 322 solicitudes de personas de entre 18 y 30 años, lo que supone más de un 50 por ciento más que el año pasado. Las cifras de la RTE mostraron que 40 solicitudes de suicidio asistido se concedieron a personas de 30 años o menos».

PUBLICADO ANTES EN «RELIGIÓN EN LIBERTAD»